viernes, 28 de julio de 2017

Pellizcos de monja a sediciosos de segundo nivel


El director general de comunicación de la Generalitat, Jaume Clotet, a su salida tras declarar esta mañana ante la Guardia Civil en la Comandancia de Travessera de Grácia


Esta semana la Guardia Civil de Barcelona está citando a cargos en de segundo nivel del Govern de la Generalitat y se está produciendo un goteo de comparecencias que de momento han terminado con la imputación de dos altos cargos de la Generalitat.

La investigación de la Guardia Civil por los preparativos del referéndum del 1-O ha dado un salto cualitativo. Por ahora, a ningún alto cargo se le había comunicado de forma directa que estaba siendo investigado por, entre otros delitos, sedición.  El Govern ha reaccionado por la tarde anunciando que denunciará ante los juzgados lo que consideran una persecución.

Joaquim Ninsecretario general de Presidència de la Generalitatal director general de Comunicación de la Generalitat, Jaume Clotet, han sido imputados por el delito de sedición por los preparativos del eventual referéndum del 1 de octubre en Cataluña. 

Ayer Nin había empezado a declarar como testigo, pero ante los indicios de que algunas de sus respuestas podrían incriminarle, la Guardia Civil le ha anunciado que pasaba a tener la condición de investigado, atribuyéndole, entre otros delitos, el de sedición. El alto cargo necesitó entonces la asistencia de un abogado. Fuentes oficiales han asegurado que se investigan varios delitos, uno de ellos el de sedición, y que cuando finalicen las pesquisas se concretarán los que a su entender se han cometido. 

El delito de sedición, penado con hasta 15 años, castiga a quienes "se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes o a cualquier autoridad [...] el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales".

Al secretario general de la Presidència se le ha preguntado por la página de internet del Pacte Nacional del Referéndum. Y es que fue su departamento el que se encargó inicialmente de crear la web, aunque, después, se trasladó su gestión a dicho ente. El 28 de junio, los agentes ya tomaron declaración como testigos por el mismo asunto a varios empleados públicos. Para mañana previstas hay nuevas citaciones 

Todo el mundo se esta preguntado como es posible es a cada acto de desobediencia es contestado madiante una citación desde la Guardia Civil donde iniciarian un interrogatorio inmediato sin que tenga que existir denuncia y si la declaración contiene indicios de delito es vuelto a citar ya acompañado por su abogado siendo aceptadas por el juez ´


El instituto armado, es el nuevo objetivo de las críticas del Govern y del movimiento independentista, informa al magistrado de todos sus avances. Fuentes del Gobierno de la Generalitat hablan de atropello a los derechos y de una investigación viciada y tendenciosa por parte de la Guardia Civil. A tala efecto Jordi Turull ha anunciado presentación de denuncia al Tribunal Constitucional contra la Guardia Civil, por estar actuando por iniciativa propia y al margen de la tutela judicial. Pero eso no es técnicamente cierto, apuntan los expertos consultados.




La Guardia Civil pactó con el juez las líneas de investigación de los preparativos del 1-O

Al parecer desde Moncloa se ha decidido responder con inmediatez a cada acto de desobediencia, estas citaciones vendrían producidas por la existencia de un acuerdo entre la Guardia Civil con el caso que dirige el juez instructor número 13 de Barcelona” alrededor de lo que se conoce como proceso de preparación del referéndum del 1 de octubre.

La Guardia Civil sigue con sus líneas abiertas de investigación sobre los prolegómenos y los preparativos de una consulta que ha sido declarada ilegal y procederá a nuevos interrogatorios de personas vinculadas a la organización del referéndum en los próximos días.

En este momento la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil ha propuesto, y está ejecutando, el plan que ha definido y que ha creído adecuado e idóneo para investigar los indicios de criminalidad.

Pero también es verdad que esa y otras líneas de investigación también en marcha han sido comunicadas al juez y están “avaladas por su señoría”, según han asegurado fuentes del instituto armado.

Además, los agentes que participan en la toma de declaraciones de los testigos o imputados en la causa comunican de forma casi automática el resultado de las diligencias y del conjunto de las indagaciones al juez de Instrucción número 13 de Barcelona.

En resumen, el magistrado ha nombrado y delegado en la Policía Judicial la ejecución de la estrategia de investigación de uno de los diversos apéndices de las diligencias judiciales que conforman el caso 1-O. Cuando esta fase embrionaria esté completada, el juez analizará los datos obtenidos y procederá en consecuencia, tras el preceptivo análisis del Ministerio Fiscal.


La Guardia Civil permanece serena, casi impertérrita ante el alud de críticas desde el sector independentista. Una censura pública que no aceptan, porque dicen actuar con la misma naturalidad y celeridad que vienen haciéndolo según marca el protocolo y la normativa procesal vigente en todos los casos en los que trabajan.el fin de desarticular el proceso secesionista.


En este sentido, un portavoz policial ha señalado que en el caso del director de Comunicación de la Generalitat, Jaume Clotet, y del secretario general de Presidencia, Joaquim Nin, el cambio de condición de testigo a imputado por la policía “se ha hecho en el trascurso de sus declaraciones, para salvaguardar su derecho de defensa y para que, en consecuencia, pudieran ser asistidos por sus letrados”.



Joan Ignasi Elena, a su salida de la comandancia de la Guardia Civil donde fue interrogado ayer / EFEJoan Ignasi Elena, a su salida de la comandancia de la Guardia Civil donde fue interrogado ayer / EFE

jueves, 27 de julio de 2017

El extraño año sabático de Puigdemont





¿Por qué Puigdemont se fue de Cataluña en diciembre de 1992?

Una interesante hipòtesis d’en Carles Enric López que alguien debería aclarar

El septiembre del 2016 Carles Enric López -el periodista que descubrió las falsas licenciaturas de Puigdemont- publicó un sorprendente article a Crónica Global, El año sabático de Puigdemont, que es muy oportuno en esta época de recuerdos olímpicos. Porque resulta que precisamente en 1992 Puigdemont se tomó un extraño “any sabàtic”, en el que se marchó de España para trabajar desde el extranjero. Lea el artículo de Carles Enric López y saque sus conclusiones.

“Cuando leímos las primeras biografías del president Carles Puigdemont, en enero del 2016, algunos sospechamos de su currículum. Recuerden que descubrimos en aquellas fechas la falsedad de su licenciatura en Filología o incluso en Comunicación.

Si alguien era capaz de mentir sobre sus estudios, ¿qué podía hacer con datos más difícilmente contrastables? Por ejemplo, su experiencia profesional. A mí de todos los datos de aquellas primeras biografías, incluida la onírica de Saül Gordillo –que fue su socio empresarial, su amigo y ahora está bien colocado como director de Catalunya Ràdio– técnicamente relativa a la primera dama, me sorprendió el año sabático de 1993. Me costaba entender cómo una persona poco mayor que yo podía permitirse un año sabático prácticamente al inicio de su carrera profesional. He buceado durante seis meses en las hemerotecas para lograr entender ese dato. (…)

el día 18 de diciembre de 1992, su nombre deja de figurar en los créditos del diario [El Punt]. ¿Empieza su año sabático? A tenor de algunos datos acumulados, ni se trataría de un año, ni fue del todo sabático. (…)

El año sabático es un encargo periodístico de unos meses por seis países de Europa: Reino Unido, Alemania, Francia, Bélgica, Países Bajos y Dinamarca.

Los meses finales de 1992 eran una época convulsa en Cataluña. Tras los Juegos Olímpicos de Barcelona llegó la crisis económica. En la Gerona de Puigdemont, además, seguía retumbando la operación Garzón contra el independentismo violento, entre junio y diciembre del 1992. Fue una ola de detenciones para desarticular Terra Lliure. Entre otros fue detenido Eduard López, un periodista de El Punt posteriormente absuelto. Según fuentes citadas en aquella época, un infiltrado, Josep Maria Aloi, había desencadenado los acontecimientos. Fue el principio del fin de la organización terrorista.

La tensión era máxima en los cenáculos de la ciudad. Las desconfianzas aumentaban. Las dudas sobre quién era el delator fueron muy grandes hasta la aparición del personaje Aloi, meses más tarde. Había dudas, comentarios, incertidumbres. (…) Quien no tuvo elección fue detenido. Quien pudo alejarse se alejó. Nadie marca los tiempos de los años sabáticos. Ni las casualidades. Aunque año sabático, como dice su nombre, es un periodo de descanso. Vincularlo a un trabajo, como queda de manifiesto en las hemerotecas, simplemente podría parecer una excusa para no explicar las razones de fondo. (…)

Quizá algunos estuvieron, casualmente, lejos, muy lejos, demasiado lejos, de ese periodo complicado de la capital gerundense. Lícito sin ninguna duda, pero extraño (…) Ya escribimos que Puigdemont ni es filólogo, ni es licenciado en Comunicación o Ciencias de la Información. Ahora, es obvio, podemos afirmar que tampoco tuvo un año sabático como él señala. ¿Alguna pregunta más?”.

Sí, una pregunta sobre el presidente fanàtico que quizá tendrían que hacerse los catalanes de seny: ¿Qué clase de fanático nos gobierna?

Dolça Catalunya…



El año sabático de Puigdemont
por Carles Enric López
@carlesenric
18.09.2016



Cuando leímos las primeras biografías del president Carles Puigdemont, en enero del 2016, algunos sospechamos de su currículum. Recuerden que descubrimos en aquellas fechas la falsedad de su licenciatura en Filología o incluso en Comunicación. Puigdemont era simplemente bachiller, algo por cierto muy digno. A pesar de alguna pregunta parlamentaria, el tema se difuminó.

Si alguien era capaz de mentir sobre sus estudios, ¿qué podía hacer con datos más difícilmente contrastables? Por ejemplo, su experiencia profesional. A mí de todos los datos de aquellas primeras biografías, incluida la onírica de Saül Gordillo --que fue su socio empresarial, su amigo y ahora está bien colocado como director de Catalunya Ràdio-- técnicamente relativa a la primera dama, me sorprendió el año sabático de 1993. Me costaba entender cómo una persona poco mayor que yo podía permitirse un año sabático prácticamente al inicio de su carrera profesional.

Me costaba entender cómo una persona poco mayor que yo podía permitirse un año sabático prácticamente al inicio de su carrera profesional

He buceado durante seis meses en las hemerotecas para lograr entender ese dato. La carrera de Puigdemont en El Punt no está alejada de su biografía oficial. A finales de los 80 aparece como redactor. Desde 1988 ejerce como jefe de área. Y en los años 1991 y 1992 se convierte en uno de los dos o tres redactores jefe, según de qué periodo se trate. Por cierto, el presidente catalán es el único de aquellos no ascendido a subdirector o director del diario años después.

Al grano. Retengan un dato: el día 18 de diciembre de 1992, su nombre deja de figurar en los créditos del diario. ¿Empieza su año sabático?

A tenor de algunos datos acumulados, ni se trataría de un año, ni fue del todo sabático. En un pie de página del 12 de septiembre del 1993 en la revista Presència, del mismo grupo editorial, dan la pista: "Las tres series de reportajes han sido elaboradas por el periodista Carles Puigdemont, autor de los textos y de la mayoría de las fotografías. Nació en Amer (La Selva) el 29 de diciembre de 1962, y se ha formado en el diario El Punt, medio en el que ha desarrollado diversas funciones hasta ser nombrado redactor jefe el año 1990. Desde principio de enero hasta principio de agosto ha recorrido los países y ciudades que figuran en estas tres series, haciendo coincidir el planning con algunos acontecimientos puntuales de cada país para elaborar, también, otros reportajes. El ámbito de las tres series abarca solo países miembros de la Comunidad Europea, el embrión más avanzado de lo que un día puede convertirse en una unión de estados europeos".

En ese periodo, entre febrero y agosto de 1993, el ahora jefe del Ejecutivo catalán escribe en El Punt siete reportajes sobre temas europeos de actualidad. En principio, desde Londres, París, Copenhague, Ámsterdam, Bruselas, Milán y, por último, de nuevo París. Simultáneamente publica una serie de unos 30 reportajes en Presència, entre abril de 1993 y febrero de 1994. El año debió ser corto porque en septiembre del 1993 vuelven a aparecer sus crónicas en El Punt. Ya no como redactor jefe sino como colaborador desde la Costa Brava. Temas locales de Lloret de Mar, Tossa de Mar o Blanes.

En un periodo breve, en 1994, aparece citado de nuevo como uno de los redactores jefes. En unos meses su nombre desaparece de nuevo de la mancheta del rotativo. Entonces Puigdemont consigue una columna de opinión en faldón inferior derecho hasta finales de los años 90, denominada El Vesper. Allí dispara semanalmente contra todo aquello, a su parecer, políticamente incorrecto. PP y PSOE, principalmente.

El año sabático es un encargo periodístico de unos meses por seis países de Europa: Reino Unido, Alemania, Francia, Bélgica, Países Bajos y Dinamarca.

Los meses finales de 1992 eran una época convulsa en Cataluña. Tras los Juegos Olímpicos de Barcelona llegó la crisis económica. En la Gerona de Puigdemont, además, seguía retumbando la operación Garzón contra el independentismo violento, entre junio y diciembre del 1992. Fue una ola de detenciones para desarticular Terra Lliure. Entre otros fue detenido Eduard López, un periodista de El Punt posteriormente absuelto. Según fuentes citadas en aquella época, un infiltrado, Josep Maria Aloi, había desencadenado los acontecimientos. Fue el principio del fin de la organización terrorista.

Quizá algunos estuvieron, casualmente, lejos, muy lejos, demasiado lejos, de ese periodo complicado de la capital gerundense

La tensión era máxima en los cenáculos de la ciudad. Las desconfianzas aumentaban. Las dudas sobre quién era el delator fueron muy grandes hasta la aparición del personaje Aloi, meses más tarde. Había dudas, comentarios, incertidumbres. Alejarse del ruido suponía aumentar determinado volumen. ¿Quién se aleja? ¿por qué se aleja?, seguían interrogándose en el entorno de aquellos acontecimientos. En 1995, el juicio finiquitó de forma definitiva el tema. Las presiones del Grupo Catalán en el Congreso sobre un Gobierno necesitado adobaron como un bálsamo la situación. El fiscal solicito al tribunal (cita literal) "aplicar el artículo del Código Penal que permite condenar en grado mínimo y que, posteriormente, la propia Sala solicite para ellos el indulto". Todo volvió a la tranquilidad. El independentismo viró, definitivamente, hacia la no violencia.

Quien pudo estar estuvo. Quien no tuvo elección fue detenido. Quien pudo alejarse se alejó. Nadie marca los tiempos de los años sabáticos. Ni las casualidades. Aunque año sabático, como dice su nombre, es un periodo de descanso. Vincularlo a un trabajo, como queda de manifiesto en las hemerotecas, simplemente podría parecer una excusa para no explicar las razones de fondo. Extraña, por eso, un uso tan poco didáctico en un currículum plagado ya de otros datos manifiestamente inciertos. Eso sí, algunos tienen magia para escribir y crear personajes. Si dotar al pasado de dos licenciaturas aumenta el prestigio social, añadir un año sabático de juventud ya es la cereza en una construcción personal idílica. ¿Quién resiste un personaje así? ¿Quién ha modulado ese personaje?

Suponemos que el socio Saül Gordillo sentado en su cargo público no tiene tiempo para leer hemerotecas. Aunque curiosamente sí lo tuvo para alfombrar al personaje Puigdemont con datos cuanto menos incontrastables desde su columna en El Periódico. Olvidó, sin embargo, que los medios escriben la historia día a día. Y esas historia se conservan. Uno no puede vivir del pasado, pero sí debe conocerlo.

Quizá algunos estuvieron, casualmente, lejos, muy lejos, demasiado lejos, de ese periodo complicado de la capital gerundense. Lícito sin ninguna duda, pero extraño, en alguien que hace unos días se envalentonó delante del moribundo Francesc Homs. El honor, como es bien sabido, no se construye sólo de mitos. Se crea con actos, acciones, experiencia y sabiduría. Los currículums simplemente son historia vivida, historia real. A lo ya sabido, nuevos datos. Ya escribimos que Puigdemont ni es filólogo, ni es licenciado en Comunicación o Ciencias de la Información. Ahora, es obvio, podemos afirmar que tampoco tuvo un año sabático como él señala. ¿Alguna pregunta más?

miércoles, 26 de julio de 2017

Rajoy sale indemne del acoso judicial del PSOE

Foto de El presidente, satisfecho: Somos colaboradores fieles de la Justicia

La ansiedad el PSOE por vincular a Mariano Rajoy con el caso Gürtel y la deficiente documentación y preparación de una hilera de abogados que no les importaba el resultado de esta comparecencia y dan vergüenza por su  falta de habilidad, que ha conseguido destrozar una comparecencia que podría haber tenido otro resultado. Incluso uno de ellos, Miguel Durán ha comentado el trazo grueso empleado por los abogados de la acusación En realidad, lo menos importante de este miércoles es lo que ha dicho Mariano Rajoy, que igual podría haberlo declarado desde su despacho. Lo que se ha estado buscando es humillarlo.

Rajoy con tranquilidad, se ha atrevido hasta con su famosa retranca en dos momentos: cuando Mariano Benítez de Lugo que actuaba de acusador por el PSOE le ha reprochado que se iba por las ramas y contestaba "a la gallega", ha bromeado "mi contestación es gallega, no la podría hacer riojana"; y cuando el mismo letrado ha referido varias cuestiones que desconocía, dudaba: "no sé si ha equivocado de testigo". Ha puesto en evidencia  a Benitez de Lugo padre del candidato podemita en Castilla la Mancha y ha sacado de sus casillas al abogado que ya no ha dado pie con bola. Cristina Pardo la de la Sexta hubiera sacado mas partido de este asunto.


Nada mas terminar la comparecencia y sin ningún análisis sobre lo ocurrido, ya estaban Pedro Sánchez y Pablo Iglesias con sendas ruedas de prensa sin preguntas. El reelegido secretario general del PSOE ha querido ir de sobradete e intentar arrimar el ascua a su sardina del sectarismo haciendo ver que la declaración del presidente del Gobierno español suponía una mácula para la imagen de la democracia española. Ha pedido sin venir a cuento la dimisión de Rajoy, dentro su duelo particular, sobre quien es mas de izquierda y ... para destruirse mutuamente...

Se ha obtenido la foto: el presidente sentado ante los jueces y "atribulado" por abogados y fiscales. Claro que, en todo lo que está pasando, alguna culpa tiene este Gobierno. El camino fácil es el que han tomado, como en su día sentaron en el banquillo a la Infanta Cristina. Si hiciesen examen de conciencia, identificarían rápidamente sus pecados a la hora de defender la esencia de una sociedad libre basada en un Estado de Derecho. Como tantas otras veces, en el pecado está la penitencia.

martes, 25 de julio de 2017

Punto de no retorno del desafío secesionista

Puigdemont, junto a Junqueras. (EFE)

El goteo de las continuas dimisiones o destituciones dentro el seno del Govern de Cataluña que conlleva la sustitución de los elementos mas dialogantes del ejecutivo catalán por los elementos cada vez mas radicales que ya han asumido la secesión como objetivo único no es un buen augurio para que pueda llegarse a algún tipo de solución nrgociada.

El secretario general del Departamento de Cultura, Xavier Gibert, ha dimitido este martes, quince días después de asumir el cargo. Gibert, alto cargo de la Generalitat desde el primer gobierno de Artur Mas (2010), asumió la secretaría de Cultura del 11 de julio, una semana después de que Lluís Puig fuera nombrado consejero. 

Gibert se suma a la lista de cargos que han abandonado el Ejecutivo catalán este mes de julio. Entre consejeros y altos cargos, la crisis de Govern se ha saldado con diez salidas: los consejeros Jordi Baiget, Neus Munté, Jordi Jané, Mertixell Ruiz; el secretario de Govern, Joan Vidal de Ciurana; el director de los Mossos, Albert Batlle; el director del servicio de emergencias, Frederic Aran; la secretaria general de Educación, María Jesús Mier; y el secretario de Políticas Educativas, Antoni Llobet; y ahora el número dos de Cultura, Xavier Gibert. Los mas expuestos habrían tomado medidas contra una intervención judicial sobre sus patrimonios poniéndolos a nombre de familiares o testaferros. 

Hoy se han planteado dos desplantes mas, la decisión de recurrir ante los Tribunales Constitucional y Supremo la obligación de justificar los gastos por parte de los interventores es un nuevo desafío de este gobierno kamikaze liderado por un mártir que ya anuncia que tienen ya las urnas en su poder.

El presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont con fecha de caducidad, dice no estar dispuesto a acatar una posible inhabilitación del Tribunal Constitucional (TC). Por su parte, el consejero de Presidencia y portavoz, Jordi Turull, ha comunicado la presentación de una batería de recursos ante el Tribunal de Cuentas para evitar un hipotético embargo de los bienes de Artur Mas si se resuelve que malversó fondos públicos en la organización del 9-N.

El vicepresidente Junqueras, se pone en la cabeza de la rebelión lo que es una novedad de quien hasta la fecha había decidido no firmar un papel y dejar rastro punible y se hace responsable  considera que tanto el TC como el Tribunal Supremo (TS) (que ni se molestan en respetar) son instancias válidas para pleitear con el Gobierno por la fiscalización de los gastos autonómicos al Ministerio de Hacienda. Ha negado el listado de interventores de la Generalidad que el Gobierno requiere para fiscalizar la ejecución del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y evitar que el referéndum se costee a base de fondos públicos, como el del 9-N de 2014.

Decide en un alarde de arrogancia, que en lugar de los interventores, serán los propios consejeros quienes se encargarán de certificar las peticiones de información del Gobierno, que abarcan más de cien entes autonómicos. o sea serian los consejeros kamikazes, mas los recién nombrados quienes estarían dispuestos a inmolarse. Esto es un despropósito, cada persona debe de asumir su propia responsabilidad. Los Interventores no pueden ser sustituidos auque sea por políticos con criterios de botiguer cuya firma no concede ninguna garantía de legalidad y aunque sea muy duro decirlo si los interventores no quieren asumir su responsabilidad, no harían ninguna falta y ser reemplazados por funcionarios dependientes del Gobierno Central. 

Cuando el Parlament ya tiene previsto aprobar la ley de desconexión, el Gobierno debe cambiar su estrategia de dejar en manos de los jueces, quienes van a encallarse a base de recursos y contrarecursos imposibles de tramitar a tan sólo nueve semanas de la celebración del referéndum de autodeterminación. Se debe pasar actuar con urgencia y de manera contundente contra cada acto de desobediencia, imponiendo la ley sin ambages mediante de las herramientas que dispone el Gobierno de la nación, sea a través del articulo 155 de la Constitución o la leyes que de cada uno de los ministerios  que ni siquiera necesitarían la aprobación del Congreso.

lunes, 24 de julio de 2017

CatLeaks: la Generalitat de Mas amañó contratos por valor de 500 millones




El digitalEl Españolafirma que “la Generalitat de Cataluña, con Artur Mas como presidente, creó una red para amañar contratos públicos de forma sistemática y entregar así hasta 500 millones de euros en cinco años (2011-2015)”. 

“Parte de esos contratos, según las pruebas a las que ha podido acceder El Español, fueron manipulados tras la intercesión directa de altos cargos y miembros del Ejecutivo catalán, con el exconseller de Justicia Germà Gordó como correa de transmisión y con el tesorero de Convergència Andreu Viloca a la cabeza. Muchos de esos contratos fueron repartidos a empresas afines que financiaron después a Convergència con fuertes cantidades de dinero”, añaden.

En este sentido informan que “la documentación que hoy presenta El Español supone la primera entrega de una investigación periodística desarrollada desde noviembre de 2015, y pone al descubierto la mayor filtración de documentos de una Administración autonómica”.

El digital afirma que “ha podido acceder a documentación confidencial del Govern de Artur Mas, a todos los expedientes de las obras públicas licitadas desde 2011, a los informes de valoración que nunca se incluyeron en dichos expedientes y a comunicaciones internas de todos los funcionarios, altos cargos y responsables políticos que participaron en la toma de decisiones”. 

“En total, casi 2.000 gigas de información que suponen más de 113.400 imágenes, 36.500 archivos de texto, 23.520 archivos pdf y 364.980 correos electrónicos que confirman el saqueo sistemático de las arcas catalanas en favor de unos pocos”, subrayan. 

“La conclusión del análisis de toda esa documentación es clara: tras su llegada a la Presidencia en 2011, Artur Mas y sus altos cargos crearon un sistema opaco capaz de burlar todos los controles de la Administración. Y con ello, entregaron a dedo obras millonarias en un momento delicado. Mientras la Administración rozaba la quiebra, sus gestores engordaban tanto las arcas del partido como las de algunos colaboradores”, añaden.

“Además, se utilizaron las empresas públicas de la Generalitat como una oficina de colocación para militantes de Convergència, y cuando estalló el escándalo del 3%, altos cargos de la Generalitat intentaron acallar las críticas ocultando informes internos”, concluyen.



La Generalitat de Cataluña, con Artur Mas como presidente, creó una red para amañar contratos públicos de forma sistemática y entregar así hasta 500 millones de euros en cinco años (2011-2015). Parte de esos contratos, según las pruebas a las que ha podido acceder EL ESPAÑOL, fueron manipulados tras la intercesión directa de altos cargos y miembros del Ejecutivo catalán, con el exconseller de Justicia Germà Gordó como correa de transmisión y con el tesorero de Convergència Andreu Viloca a la cabeza. Muchos de esos contratos fueron repartidos a empresas afines que financiaron después a Convergència con fuertes cantidades de dinero. 



Esquema de las vinculaciones entre miembros del Govern y las empresas concesionarias.

La conclusión del análisis de toda esa documentación es clara: tras su llegada a la Presidencia en 2011, Artur Mas y sus altos cargos crearon un sistema opaco capaz de burlar todos los controles de la Administración. Y con ello, entregaron a dedo obras millonarias en un momento delicado. Mientras la Administración rozaba la quiebra, sus gestores engordaban tanto las arcas del partido como las de algunos colaboradores.

Además, se utilizaron las empresas públicas de la Generalitat como una oficina de colocación para militantes de Convergència, y cuando estalló el escándalo del 3%, altos cargos de la Generalitat intentaron acallar las críticas ocultando informes internos que ahora desvela EL ESPAÑOL. 

El silencio de Mas 

Era jueves 30 de junio de 2011 cuando Artur Mas recibió el correo de su amigo y colaborador Blai Serena. "Querido Presidente: Ahora que ha comenzado un proceso de concursos en GISA [la empresa pública que reparte los contratos de obra en Cataluña], quiero contarte cuál ha sido la realidad del periodo 2004/2010, es decir, quién ha disfrutado de las preferencias del tripartito".

Cinco meses antes, Mas había llegado a la Presidencia de la Generalitat tras años de un gobierno de coalición formado por PSOE, Esquerra Republicana e Iniciativa, que para el nuevo president y los suyos pecaba de ser poco nacionalista. "Pienso que debemos tener memoria. Tú decidirás cuánta quieres tener", le recuerda al nuevo presidente su colaborador, antes de enumerar las empresas que, a su juicio, han obtenido sin merecerlo concursos públicos en Cataluña.

"Ayesa, con sede en Sevilla, aterrizó en nuestra casa en 2004 y ha crecido como una seta. Su principal activo ha sido el PSOE, hasta el punto de impedir el paso a ingenierías catalanas a la hora de participar en concursos internacionales. Por ejemplo, un pacto Chaves-Montilla impidió que ninguna ingeniería catalana pudiese presentarse al proyecto del metro de Panamá", apunta Serena. 

Artur Mas no movió un dedo. Nunca denunció el caso en la Fiscalía ni abrió una investigación interna tras su llegada a la Presidencia para garantizar que empresas como Ineco, Grecat o Euroconsult obtuvieron sus contratos de forma legítima. Ni siquiera cuando uno de sus altos cargos reconoce al conseller de Economía Andreu Mas-Colell -en un escrito sin sello oficial y remitido a la cuenta de su secretaria- que el sector está acostumbrado a la "política de reparto de trabajo efectuada hasta ahora por la Administración catalana". Es decir, que no siempre era la mejor oferta la que ganaba el contrato, sino que los fondos se repartían a discreción en una práctica conocida y prolongada a lo largo de los años a costa del dinero del contribuyente. 

DOCUMENTO Nº 1. Extracto de la comunicación interna que el presidente de GISA envía al consejero de Economía y que prueba el sistema de reparto de contratos.

Cónclave secreto de empresas catalanas

El Ejecutivo de Mas evitó cualquier pesquisa sobre los años del tripartito. Y para garantizar el catalanismo de GISA -la agencia encargada de repartir el maná público de las adjudicaciones-, el Govern nombró como presidente al ingeniero de caminos Joan Lluís Quer, hombre de confianza de Mas. A la semana de acceder al cargo, Quer organizó una reunión con el "núcleo duro del sector" a la que sólo podían acudir empresarios catalanes.

Fue una cena secreta, tal y como demuestra la documentación aquí recogida. Se organizó desde un correo externo a la red de la Generalitat y estaba vetada a empresas no catalanas. "No querría ningún follón al respecto y la mínima publicidad a ser posible", explicaba el máximo responsable de la contratación de obra pública en Cataluña. Y sus deseos se cumplieron, a juzgar por el listado de los convocados. 
DOCUMENTO Nº2. Listado de los asistentes a la reunión confidencial organizada por Joan Lluís Quer, que aparece en un correo electrónico en poder de EL ESPAÑOL.

Fue Joan Lluís Quer quien decidió en 2011 aprobar la creación de la OTA, o lo que es lo mismo, el engranaje sobre el que pivota el sistema de amaño de contratos en la Administración catalana. Sobre el papel, la Oficina Técnica de Adjudicaciones era un mecanismo pensado para revisar las valoraciones de los técnicos y evitar que estos fueran comprados por las constructoras. Con el argumento de dar garantías a la contratación, en realidad se creó un sistema para modificar cualquier licitación al antojo de los líderes de Convergència. 

Tal y como acredita la documentación en poder de EL ESPAÑOL, desde esta oficina se cambiaron puntuaciones para beneficiar a constructoras que estaban en realidad hasta 40 puestos por debajo, facilitándoles así ganar un contrato. Por delante de ellas había competidores cuya oferta era más ventajosa para la Generalitat, tal y como demostrará EL ESPAÑOL en los próximos días. Se descartó entonces a 39 empresas más baratas para el bolsillo del contribuyente.

La manipulación política de estas licitaciones fue reconocida incluso por el máximo responsable de la Oficina Técnica de Adjudicaciones, Jaume Cortasa. En una declaración jurada cuyo original se reproduce bajo estas líneas, Cortasa admite con su firma que el director general de Infraestructuras, Josep Antoni Rosell, le pedía "variar la puntuación técnica de las licitaciones de manera que la mejor valoración fuese la de un determinado licitador". Es decir: se le solicitaba manipular los resultados del concurso para que ganase la empresa elegida por el alto cargo de Artur Mas. 
DOCUMENTO Nº 3. Acta de la reunión de la dirección de Infraestructures en la que Jaume Cortasa reconoce los amaños.

Una empresa para todos los amaños

Técnicos falseando puntuaciones, reuniones secretas con empresas afines, políticos intermediando para empresas privadas... Pero la llegada de Artur Mas a la Presidencia tuvo además otro resultado: la concentración de poder en las figuras de Joan Lluís Quer y Josep Antoni Rosell al frente de las licitaciones públicas.

En mayo de 2012, la empresa pública Gerencia de Infraestructuras (GISA) se fusionó con otras dos entidades públicas, llamadas Regs de Catalunya y Regs del Sistema Segarra-Garrigues. Nació así Infraestructures, el gigante de la licitación pública en Cataluña. Y con esa operación, todos los contratos que antes eran revisados por otro equipos de funcionarios, comenzaron a visarse también con el sistema que facilitaba los amaños controlado desde la OTA. 

¿Quién ideó esta medida? ¿Quién centralizó las licitaciones en un sólo sistema? Gordó y el equipo de Artur Mas en una estrategia meditada. El 9 de marzo de 2011, el secretario del Govern recibió un correo desde GISA. En él, el máximo responsable le empresa pública le recuerda que "uno de los puntos fuertes" de GISA "es que la Generalitat dispone de una buena máquina de licitación, auditada y controlada por todos los organismos existentes". "Creo que eso ha de ser motivo para concentrar en la medida que lo creas oportuno estas labores, como me has manifestado siempre", añade. Y así se hizo.

A partir de 2012, la Generalitat multiplicó de forma exponencial la cantidad de dinero que pasaba por las licitaciones de GISA. Y después, de Infraestructures. En 2011, con España en plena crisis, el organismo otorgó 31 millones de euros en obras principales. En 2012 la cuantía saltó a 98. Fueron 157 millones de euros en 2014 y 176 en 2015.

El volumen de las licitaciones se multiplicó por cinco desde que la Generalitat fusionó sus empresas públicas. El año de esa fusión (2012) fue también el año en el que la fundación de Convergència recibió más fondos de donantes vinculados a la construcción: 1,2 millones de euros según sus propias cuentas. 

Sin embargo, el papel de Gordó no era sólo el de señalar a determinados empresarios para que fueran recibidos u organizar la nueva estructura societaria de la empresa pública. Mientras fue el hombre fuerte del gobierno catalán, recibió cada mes un ranking con las empresas que más dinero y contratos se habían llevado de la Administración catalana. Se trata de una hoja de Excel que era actualizada cada treinta días y que se suministraba también a todos los miembros del consejo de GISA.

Ese listado no informaba de los criterios de eficiencia en la ejecución de las obras; se limitaba a ordenar las empresas en función del porcentaje de la tarta que se habían repartido. Las primeras compañías de ese ranking eran habitualmente Emte o Copisa, dos firmas investigadas desde 2015 en la trama del 3%.

Contratos con la Administración al borde de la quiebra

Desde la llegada de Convergència al poder en diciembre de 2011 fue Gordó quien alentó a los directivos de GISA para que licitaran obra pública, pese a la ausencia manifiesta de fondos y el riesgo evidente para las arcas de la Generalitat y, por ende, del Estado. "Este año no sacaremos nada nuevo. No hace falta que te diga cómo están las cosas", escribía el presidente de la empresa pública el 15 de marzo de 2011 tras recibir otra petición del conseller Puig para recibir a una empresa de ingeniería.

Ese mismo día Gordó recibió un listado completo de las obras "adjudicadas y no iniciadas" por GISA. Es decir, las obras comprometidas pero paralizadas por falta de fondos. "Ya ves que el tema es preocupante. Así que antes de pensar en sacar cosas nuevas, tendríamos que ver si damos salida primero a éstas", le explican desde la cúpula de la empresa pública. 

Pese a ello, Gordó y Quer apostaron por dar un nuevo impulso a las contrataciones, un plan extraordinario de equipamientos públicos de cuya importancia convencieron al conseller de Economía. Así, solo un mes después de que Quer anunciara la ausencia de contratos para 2011, Gordó recibe el primer aviso desde GISA para cambiar de criterio; arrancan de nuevo las licitaciones: "Buenas tardes Germà. Te adjunto la primera relación de actuaciones que estaríamos en condición de licitar en julio". "Ok. Vamos poco a poco para no generar turbulencias. Economía lo está digiriendo bien", contesta Gordó, preocupado por las reticencias de su compañero Andreu Mas-Colell. 

El 7 de octubre de 2011, Gordó explica que ha hablado con Artur Más y que han decidido "llevar adelante todo el proceso de los 500 millones de eurosde licitación". La contestación de Joan Lluís Quer no deja lugar a dudas: "En septiembre dejamos de pagar 12 millones de euros en certificaciones por temas de tesorería, generando un gran follón en el mercado. No sé si tiene mucho sentido continuar haciendo gasto en obras sabiendo que no podemos atender a los pagos".
DOCUMENTO Nº 4. Correo por el que Gordó comunica a Quer que Artur Mas está conforme con licitar obra por valor de 500 millones de euros.

DOCUMENTO Nº 5. Documento en el que el presidente de GISA advierte a Gordó de que no hay dinero para licitaciones y que están teniendo impagos.

Los manejos de Viloca

Si no había dinero para licitar obras, si era perjudicial para la Generalitat y malo para el sector, ¿por qué tanta prisa en abrir concursos públicos? Sobre el papel, la intención del equipo de Artur Mas era regar con fondos de la Administración un sector asfixiado por la crisis y garantizar así la supervivencia de las constructoras y las empresas de ingeniería catalanas. Sin embargo, de forma soterrada y paralela, el Govern había arrancado un proceso mucho más oscuro.

El 13 de mayo de 2011, mientras Gordó urgía a la empresa pública para que licitara contratos pese a carecer de fondos con los que costearlos, el tesorero de Convergència, Andreu Viloca, se reunía con dos empresarios en la sede de CDC. Según los datos de la agenda personal del tesorero, uno de ellos era Sergio Lerma, responsable de la empresa Oproler, y el otro, Jordi Soler, directivo de la constructora Grupo Soler. Según la documentación incautada por la Guardia Civil, ambos estaban interesados en un concurso de 5,3 millones de euros, una licitación para construir un colegio en Mataró. 

El 28 de septiembre de 2011 GISA anunció, contra todo pronóstico y pese a una evidente asfixia financiera, la apertura del concurso público para ese colegio. El 6 de octubre de 2011, tras varias reuniones con los constructores, la agenda de Viloca registra la siguiente frase: "Llamar a Rosell, de Gisa". Se trata del mismo Rosell señalado por Jaume Cortasa como la persona que le daba las instrucciones para manipular contratos a la OTA.
DOCUMENTO Nº 6. El tesorero del CDC, Andreu Viloca, reunido con el director de Infraestructures en una imagen incluida en un informe de la Guardia Civil.

El 7 de octubre, 24 horas después y el mismo día que Viloca se reúne de nuevo con Sergio Lerma, se envía un correo en el que Gordó asegura que el presidente ha dado el visto bueno para licitar 500 millones de euros. El 22 de diciembre de 2011, una filial del Grupo Soler llamada Electrónicas Soler ingresa un cheque a Catdem, la fundación de Convergència, por valor de 50.000 euros. Dos meses después, el 14 de febrero de 2012, GISA adjudica el contrato a ambas empresas (Oproler y el Grupo Soler), que concurrieron juntas.

Esta línea temporal de presiones, visitas y adjudicaciones se repite al menos en otros seis casos investigados ya por la Justicia. En otro de los contratos investigados, concedido a Tec-4, la licitación se anuncia dos semanas después de los correos de Gordó. En este caso, la Guardia Civil constata una nueva reunión entre el tesorero de Convergència y el director general de GISA, esta vez el 12 de marzo de 2012.

En la obra concedida a Teyco, otra de las constructoras investigadas, la licitación del contrato analizado por la Justicia arranca el 3 de noviembre de 2011. Un día antes se anuncia oficialmente otra licitación investigada, esta vez para la empresa Copisa. En este caso, y según los datos que maneja la Justicia, los empresarios abonaron en dos tandas otros 50.000 euros al partido de Artur Mas y Carles Puigdemont.

La Vanguardia - De ilusión tambien se vive





Catalunya ultima su vuelta a los mercados para dejar el FLA cinco años después
Puigdemont y Junqueras han visto como el FLA se ha convertido en una arma de presión política desde el Gobierno central (ACN / Jordi Mars

Con el título "Catalunya ultima su vuelta a los mercados para dejar el FLA cinco años después" La Vanguardia en la edición de hoy se ha despeñado con un artículo dedicado a animar los holligans del separatismo, probablemente encargado por el "experto" en Economia que se está dedicando consciente mente a arruinar Cataluña, se trata de Oriol Junqueras que, acosado a la vez por la CUP y el control estatal, confunde sus deseos con la realidad. Pues el FLA es el única posibilidad razonable para la financiación que tiene actualmente y como sigan insistiendo con el referendum tienen.cada vez esta la cosa mas cruda.


No hay actualmente nueva inversión extranjera  en Cataluña que entre sus cláusulas no exista una que deja nula la misma o bien obliga a cambiar el domicilio de de la empresa fuera de la región en el caso de celebrarse el referendum.

El titular es engañoso, debe ser alguna táctica de comunicación para captar la atención de lectores adormecidos. Todo el mundo sabe que la deuda catalana está en el bono basura. Es imposible que se financie en los mercados a un tipo de interés razonable, puesto que su catalogación de bono basura, 3 puestos por debajo de la recomendación mínima para inversores institucionales, lo impide.

Solo con un elevado sobrecoste podría acceder a dicho mercado. Es decir, pagando unos intereses por encima del 6%, cuando en estos momentos el dinero que le presta el FLA le resulta casi gratis (próximo a interés cero).

Catalunya ultima su vuelta a los mercados para dejar el FLA cinco años después






http://www.lavanguardia.com/economia/20170724/4343803100/catalunya-mercados-fla.html
El desafío soberanista puede empeorar las valoraciones (Àlex Garcia)

Catalunya cumple hoy cinco años en el Fondo de Liquidez Autonómica(FLA). La línea que cubre sus necesidades de financiación vuelve a copar titulares conforme se acerca el 1-O. El balance, un lustro después, es claro: la dependencia es total –hasta ahora se han recibido 67.000 millones-, la opción de los mercados sigue cerrada y el Fondo se ha transformado un arma de presión política .

Nacido en uno de los peores momentos de la Gran Recesión, persiste en medio del fuerte crecimiento del PIB. En ese contexto favorable, la Generalitat explora vías para dejar atrás el Fondo. “Catalunya se plantea volver a los mercados. Cuanto más tarde, más difícil será volver a posicionarse”, explican fuentes del departament de Economía.

El camino inevitable

En los últimos meses se han sucedido reuniones con gestoras de activos y bancos de inversión. Entre medio ha habido un viaje a Estados Unidos en el que se ha tomado el pulso de los mercados. “Se les ha informado del endeudamiento de la Generalitat y de la evolución de sus finanzas”, dicen desde el Govern.

Se quiere retomar una vía inexplorada desde que se entró en el FLA. Una decisión que era inevitable, reconoce el entonces conseller de Economía, Andreu Mas-Colell. Fue un 24 de julio de 2012 en el que se confirmó que no había alternativas: la vía de recursos propios era insuficiente, ya que en los años anteriores los ingresos públicos cayeron a plomo por el fin de la burbuja del ladrillo; captar fondos en los mercados era imposible, por una prima de riesgo disparada; y la situación crítica de la banca la descartaba como prestamista. Era el FLA o el FLA.

Una financiación que perjudica

“Era un momento crítico. Incluso se dudaba de que España se mantuviera en el euro”, ahonda Josep Oliver, catedrático de Economía Aplicada en la UAB. Empero, Oliver saca a relucir otra problemática para explicar por qué Catalunya llegó a ese punto. Cita un modelo de financiación que perjudica las cuentas catalanas. El origen está en 2001, en el pacto de financiación PP-CiU, que se hizo con la base de población de 1999, sin prever el boom de inmigración posterior y el incremento del gasto en educación y sanidad que acarreó.

En años posteriores, pese a revisiones, “las transferencias fiscales al resto de España continuaban situadas en valores claramente excesivos”, defiende. “El hecho de que Catalunya transfiera recursos de forma neta añade más presión sobre estas finanzas”, sigue. Así, fue sumando deuda y déficits año tras año. El sistema de financiación imperfecto fue germinando la semilla del FLA.

Y de esos días a estos. La situación de dependencia “ahora es evidente para todos”, lanza Mas-Colell, aunque cree que si se controlan las bases fiscales se puede sobrevivir fuera del FLA. En cualquier caso, el exconseller ve que en el mecanismo “la voluntad recentralizadora es general y afecta a todas las autonomías”.

La opinión de los mercados

Los planes de dejar de depender del FLA topan con las grandes agencias de calificación –Moody’s, Fitch, Standard & Poor’s-. Su balance es unánime:no la ven en los mercados. Prevén que el FLA siga siendo el oxígeno de la tesorería catalana, así como de otras autonomías. Fitch no ve cambios sustanciales en el mecanismo al menos hasta 2018. Moody’s, por su parte, prevé que España sea “el principal prestamista” aún en 2019, o más allá si persisten los déficits.

Todas coinciden en que el desafío soberanista puede empeorar sus valoraciones y que esto puede llegar a frenar el propio FLA. “Una mayor escalada en las tensiones políticas por la independencia de Catalunya podría afectar al soporte de liquidez que recibe del Gobierno central”, recoge el último informe de Moody’s sobre Catalunya. Para rematar, todas sitúan la deuda catalana es bono basura. Ninguna le otorga grado de inversión.

Choque en los ratings

Desde la Generalitat minimizan los ratings de las agencias. “No valora la solvencia de la economía catalana” sino “el funcionamiento del sistema de financiación autonómico”, se afirma. De nuevo, el argumento de un modelo injusto: se trata de “un sistema que sistemáticamente asigna recursos muy por debajo de la capacidad tributaria de Catalunya”.

“Al no controlar sus fuentes de ingresos –el Estado controla el 95% de los impuestos pagados por los catalanes, apuntan- y al estar a merced de la discrecionalidad estatal, las agencias consideran que tiene una credibilidad crediticia baja”, argumentan.

El exconseller y catedrático de Economía, Andreu Mas-Colell (Toni Albir / EFE)

Así, ratings en mano, la pregunta del millón no se terminaría de resolver. ¿A qué precio se financiaría en los mercados Catalunya? “Si controla sus bases fiscales, al mismo que el de hoy del Reino de España”, opina Mas-Colell. Para dar el salto, pero, necesitaría el permiso de Hacienda.

Oliver, en el escenario de una independencia, plantea que si es sin acuerdo con España y con “la más que probable salida del euro” apelar a los mercados internacionales “sería extraordinariamente difícil y, en todo caso, muy caro”.

Cinco años después, el FLA sigue vivo y los mercados cerrados. Al menos por ahora.



Menos mal que el articulista al final del mismo y contradiciendo el titular del periódico, confiesa la triste realidad. De ilusión también se vive. Este desafío me recuerda al adolescente que, harto de sus padres, se fuga de casa con una mano delante y otra detrás. Por la noche vuelve. En casa se come y se duerme muy bien.



domingo, 23 de julio de 2017

Reacciones desmesuradas ante un control imprescindible

Resultado de imagen de puigdemont rull turull junqueras

El control de gastos semanal, anunciado el viernes por el Gobierno para impedir la malversación de fondos públicos en la organización del referéndum es por el momento el último "agravio" y nuevo ejemplo de lo que los separatistas llaman "Operación Cataluña", una vasta suma de maniobras que tanto abarcan las investigaciones judiciales sobre el 3% como la administración del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) 


La aparición de un gasto extra de 6.150 euros en la partida de procesos electorales, en la liquidación del FLA, (algo que el Estado deberia fiscalizar a conciencia) ha desenbocado en un anuncio de mas control por parte del Gobierno. El efecto del aviso del control de las cuentas de la Generalitat ha ocasionado a los independentistas un efecto mayor del esperado y podría haber dejado tocado el procés al ver las reacciones de sus dirigentes .

Esta ha sido fulminante y sus dirigentes se han lazado a acusar al Gobierno de ataque a la democracia, vuelta a la dictadura, arruinar Cataluña etc. etc, El error es haber basado de manera equivoca la mayor parte de la financiación del proces, en recursos que provienen del Estado.

Josep Rull


Los consejeros de Territorio, Josep Rull (i), y de Interior, Joaquim Forn / EFE

La última referencia al dictador, fallecido hace más de 40 años, la ha hecho el conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Josep Rull. Éste se ha referido al movimiento de ajedrez del Gobierno, que advierte al Govern de que suspenderá el pago del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) . “Vuelven a poner en valor lo que ocurría en la época de Franco, de pedir un certificado de buena conducta cada semana”, ha declarado Rull en una entrevista de Europa Press. El conseller no entiende este aviso “de ninguna de las maneras” y más cuando el FLA “forma parte del sistema de financiación autonómica, un mal sistema pero que el Estado tiene la obligación de gestionar y de hacerlo sin amenazas”. 

"Si pretenden cortar el grifo a Cataluña, al final estarán cerrando el grifo al Estado, porque es nuestro principal acreedor. Si tuviéramos un buen sistema de financiación, no nos haría falta el FLA”, ha sostenido Rull, contrario al “discurso del miedo y las advertencias constantes en forma de amenaza” del Ejecutivo central. Una amenaza que él devuelve: “El 1-O, les guste o no, habrá urnas amparadas en el principio democrático y fundacional del derecho internacional público”

Jordi Turull


El conseller de Presidencia, Jordi Turull, ha asegurado hoy que la Generalitat organizará el referéndum unilateral del 1-O y ha advertido al Gobierno de que si se colapsa económicamente y financieramente a Cataluña, "España se hunde". En una entrevista a la emisora RAC1, Turull ha afirmado que, pese al anuncio del Gobierno, el Ejecutivo no podrá "cortar el FLA".

"Si colapsan económicamente y financieramente Cataluña, España se hunde. Así de claro", ha asegurado Turull, que ha considerado "lamentable" que el Gobierno haya optado por la vía judicial y económica para intentar evitar el referéndum, dejando de lado la vía política.

"El Estado juega a hacer cosas que son auténticas barbaridades. No seamos ingenuos. No enseñemos todas la cartas", ha alegado. En la entrevista, Turull ha explicado que se ha llegado a un momento "bastante ridículo" en el que un departamento de la Generalitat puede comprar un paquete de folios para una fotocopiadora y desde el Gobierno dirán: "¡Folios! ¡Atención! Igual sirven para hacer el recuento de votos que se hace al lado de las mesas. Por lo tanto, querella". "Lo están llevando a un nivel tan absurdo que ellos mismos quedarán colapsados", ha subrayado.

"Lo que tendrían que hacer es dejar que los trabajadores públicos trabajen para los ciudadanos y no al servicio de hacer papeleo o de estar todo el día declarando preventivamente en la Guardia Civil", ha añadido. No obstante, Turull no ha querido dar detalles sobre cómo comprará urnas la Generalitat ni sobre cómo se llevarán a cabo los preparativos para la votación ni la campaña institucional. "No lo puedo explicar, porque al cabo de media hora tengo el helicóptero de la Guardia Civil con el fiscal para intentar encontrar no sé qué", ha señalado.

Forcadell califica de "amenazas y coacciones" 

La presidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell, ha calificado de “amenazas y coacciones” las nuevas medidas aprobadas por el Consejo de Ministros para intentar frenar el ‘procés’. “Creo que es una discriminación clara contra los ciudadanos de este país”, ha dicho Forcadell horas después de conocer la fiscalización de las cuentas de la Generalitat. "España se hunde" si colapsa a Cataluña

Puigdemont aún mas radical, ataca en twiter

Resultado de imagen de puigdemont

En una serie de seis mensajes en Twitter, Puigdemont pide al ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, que el ejecutivo devuelva a los catalanes los intereses abonados por el FLA, así como su dinero invertido para sufragar la "guerra sucia" y pagar "informes falsos", para rescatar a la banca y las autopistas radiales de Madrid o para indemnizar a los promotores de la plataforma Castor

En sus mensajes, Puigdemont adjunta un recorte de prensa en el que se detalla una frase textual pronunciada el viernes por Méndez de Vigo en la rueda de prensa posterior a la reunión del Gobierno: "Ni un euro público de los catalanes sufragará la consulta ilegal. Es una medida preventiva". "Los euros públicos de los catalanes que han servido para sufragar la guerra sucia y han pagado informes falsos, ¿nos los puede devolver, ministro?", indica Puigdemont en el primero de sus tuits de respuesta al anuncio del Gobierno.
No hay texto alternativo automático disponible.
Andrea Levy lo ha caificado una huida, ha añadido hacia adelante, que está llevando a dimitir cargos de la Administración catalana "por no superar las pruebas de osadía independentista". También Levy ha cargado contra el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, por sugerir que va a pasar "un platillo" para que todos los catalanes aporten dos euros para pagar la multa" por cometer ilegalidades  que yo añado, que para este tipo de procesos independentistas se tenia que haber empezado por ahí desde hace mucho tiempo y no dejar que sea el "enemigo" el que corra con los gastos..

El FLA ya es una ayuda dirigida exclusivamente a cubrir el pago de los servicios básicos (farmacias, sanidad, educación...) ya presupuestados por aquellos territorios que no consiguen desde hace años cuadrar sus cuentas por su mala gestión o mas claro, porque desvían el para ir contra el Estado, que les debe financiar. El control del Estado fué la condición necesaria para la obtención de estos fondos. pero la costumbre (mala) se habia hecho ley simplemente porque el Estado apenas se fijaba en estas cuentas que se tenían que revisar mensualmente desde hace dos años. Muchas advertencias ha tenido el gobierno que algo así, podría ocurrir.

Algo evidente que está ocurriendo desde la época de Pujol, cuando esta financiación para el procés se obtenía de los empresarios a cambio de contratos, cambió al haber puesto la justicia el foco en este sistema. A partir de hace unos cinco o seis años Artur Mas empezó a basar su financiación con dinero del presupuesto algo que se ha agudizado estos últimos años por la necesidad de acelerar el desafío.

El error de la Generalitat es haber querido ir contra un Estado que es su único medio de financiación si hubieran comenzado el proces como ahora dice Junqueras, pagándolo por cabeza no sufrirían ahora esta contradicción y el endurecimiento ultimo de Puigdemont, ha provocado que lo hasta ahora Madrid no daba importancia y haya tomado medidas elementales contra quienes pretenden la destrucción del país.